Clegg abre el debate sobre su continuidad tras el batacazo de los liberaldemócratas