El padre del autor de la masacre confiesa estar en un "estado de incredulidad"