El autor de la matanza de Newton pretendía superar el número de víctimas de Anders Breivik