Nelson Mandela, en casa