Nápoles versus Real Madrid: caceroladas, pizzas y mucho Ronaldo