"Nadie tendrá que marcharse": El mensaje de May a los europeos residentes en Reino Unido