El Mundial, en clave femenina