Agoniza dos horas tras la inyección letal