Nueve años de cárcel para un caníbal ruso que se comió por trozos a su novia