Morales encara su primera prueba hacia el poder perpetuo