Momentos de auténtica angustia durante el terremoto de 7,2 en la frontera irano-iraquí