Morsi abre un diálogo nacional descafeinado sin los principales grupos de la oposición