Miles de personas abandonan sus casas en Tasmania por los 40 focos de incendios