Miles de filipinos luchan por sobrevivir pendientes de la ayuda internacional