Miles de rohingya huyen de Birmania hacia Bangladesh, perseguidos por las autoridades locales