Los disturbios ensombrecen la inauguración de la Expo de Milán