Cientos de personas se siguen arrojando al Mediterráneo