La policía huye mientras los sicarios campan a sus anchas en Sinaloa