México celebra unas elecciones presidenciales que auguran el ascenso de la izquierda con López Obrador