México destruye cientos de armas de fuego para combatir la violencia