Mesas y cuerpos en el suelo: Desolador panorama cuando las balas dejaron de sonar