Merkel gana las elecciones y la ultraderecha irrumpe como tercera fuerza política