Macri, arropado por líderes sudamericanos y boicoteado por el kichnerismo