Cada una de las víctimas de la masacre de Connecticut recibió entre tres y once balas