El apoyo de Obama a los musulmanes estadounidenses indigna a Donald Trump