Mark Rutte, el primer ministro que usa la fregona sin pudor