Rajoy, dispuesto a hablar de todo menos de "romper la soberanía nacional"