Los islamistas toman la localidad de Diabaly pese a los bombardeos franceses