La isla portuguesa de Madeira, tres días en llamas