Macron defiende los bombardeos a Siria y saca pecho del papel de Francia