Londres y los 27, un proceso de divorcio complicado como todos