Solucionado el fallo informático que obligó a cerrar el espacio aéreo de Londres