El Open Arms llega a Palma con la superviviente camerunesa