Las llamas devoran un tramo ferroviario en el oeste de Nueva Orleans