El duro obituario de una hija: "La muerte de mi padre prueba que el mal sí muere”