Leopoldo López, en el momento en el que los Agentes del Servicio de Inteligencia se lo llevan de su casa