Lars Vilks, un dibujante en el punto de mira del terrorismo islamista