Largas colas en los kioskos parísinos para comprar Charlie Hebdo