El Kremlin abre una investigación criminal contra la aerolínea del vuelo siniestrado