Kevin Neal, el autor del tiroteo de California, un expresidiario que tenía atemorizados sus vecinos