Tres millones de niñas son sometidas a la ablación cada año