Cada seis minutos, una niña es víctima de la mutilación genital en el mundo