La policía investiga a una mujer de Florida que ató la boca de su perro con cinta aislante