Caos y desconcierto en Karak durante el ataque que ha matado a siete personas