Jugarse la vida por ir a clase