El voto de los griegos, marcado por los altos precios, los impuestos y la falta de trabajo