Un desequilibrado ultrapatriótico, el asesino de la diputada laborista