Corbyn descarta dimitir y reta a los rebeldes a una guerra por el liderazgo laborista