Los estados de la UE deberán acoger a 160.000 refugiados