El partido del primer ministro japonés obtiene una mayoría aplastante en las elecciones